CHULILLA – Ruta de los puentes colgantes. 18-11-2018

 

El pasado día 18 de noviembre de 2018, nuestra compañera Suni “alicantina ella”, nos traslada a la localidad valenciana de Chulilla, en la comarca de los Serranos, donde disfrutamos de un día fenomenal de excursión.

Salimos de Ibi a las 6 de la mañana, con un tiempo que amenazaba lluvia, pero ilusionados, casi 70 excursionistas, que tras un viaje de casi dos horas, en bus, en el que llovía de vez en cuando, desembarcamos en Chulilla, donde improvisamos un pequeño desayuno a pie de autobús. Después iniciamos la marcha bajando en dirección al cañón que el río Turia ha excavado en esta comarca, a través de la senda de “los Calderones”. La meteorología que hasta ese momento nos había respetado, dejó de hacerlo y comenzó a llover obligándonos a ataviarnos con nuestra ropa de agua.

Así es como debajo de una fina lluvia llegamos al primer puente colgante, espectacular él, lo atravesamos y nos hacemos fotos, bajamos hasta el cauce del de río y enfilamos el segundo puente, un poco más por debajo del anterior, pero igual de bonito.

Después nos adentramos por una frondosa senda que discurre por las lindes del río y próximo a él, el paisaje es maravilloso, y que junto a la fina lluvia que nos acompaña, da un toque selvático y aventurero en este tramo a la actividad.

La lluvia para de momento; llegamos al pié de la presa del embalse de Loriguilla, y decidimos almorzar allí.

Después del refrigerio subimos a la presa y disfrutamos de las espectaculares vistas y nos hacemos algunas fotos de grupo para después iniciar el regreso a Chulilla por el mismo itinerario por el que hemos venido. Esta vez con un aumento de la lluvia, que se hace intensa y pertinaz, pero no por ello el regreso es menos divertido.

Regresamos a Chulilla y antes de comer visitamos su castillo y paseamos por sus calles, con sus casas blancas, muy bonito todo, la verdad es que merece la pena visitar este bonito pueblo; también hacemos algunas compras de productos típicos de la localidad.

Después de comer en un establecimiento del pueblo, donde pudimos disfrutar, el que así lo quiso, de la famosa olleta de berzas chulillana, emprendemos el camino de regreso a Ibi.

Agradecer, de parte de Suni y de su colaborador (Manolo), el que hayáis venido y compartido con ellos esta actividad, y de parte de todos y de este centro excursionista, reconocer y agradecer su buen hacer y permitirnos haber disfrutado de este día.

HASTA LA PRÓXIMA…