Sideritis angustifolia (rabo de gato)

 

Acostumbrados como estamos a confiar en los medicamentos que compramos en la Farmacia (algo recomendable, por supuesto), hemos ido abandonando el uso de algunas plantas con características y propiedades extraordinarias. Uno de estos tesoros naturales es la planta que comentaremos a continuación, también llamada “zahareña”. De la misma familia son la Sideritis hirsuta (que quiere decir estrella, ya que su tallo va formando unas estrellitas), que en Cocentaina llaman “Té de Mariola”; y la Sideritis incana, que en Valdepeñas llaman manzanilla blanca.

Es una planta ya conocida y utilizada por los griegos. Su nombre científico, “sideritis”, significa “el que es o tiene hierro” y hace referencia a las plantas que cicatrizaban las heridas realizadas por armas de hierro, aunque también puede hacer referencia a la forma de sus hojas en punta de lanza. El nombre de “zahareña” proviene del árabe. Su significado es roca o peña. Esto se debe a las zonas rocosas de caliza donde suele crecer.

Sideritis angustifolia

Pertenece a la familia de las labiadas, donde se encuentran algunas especies muy conocidas como el tomillo, la lavanda y la salvia. La zahareña habita en las zonas montañosas de rocas calizas y donde el sol da durante muchas horas al día. Aparte de las propiedades medicinales, es muy conocida por desprender un olor intenso y un aroma especial.

Se le puede encontrar fundamentalmente en el centro, este y sur de España. Debido a que su presencia en toda la península es escasa, está protegida. Es una planta leñosa, olorosa, con hojas agudas y estrechas de color limón, que florece en primavera, momento en el que se puede recoger y guardar.

Esta planta es una de las que componen “La bolsa de las 25 hierbas”, que en el luminoso pueblo de Benissa preparan cada año para protegerse de los costipados y catarros bronquiales.

El rabo de gato es, sin duda, una de la grandes plantas medicinales valencianas, donde se le aprecia como una de las mejores. En general se tiene por un eficaz antiinflamatorio, pero también como una excelente planta digestiva y vulnerária, y muchas virtudes más.

Uno de sus componentes son los aceites esenciales que le otorgan habilidades anti infecciosas, antibióticas y anti inflamatorias. Entre los aceite esenciales nos encontramos con los flavonoides (sideritoflavona), saponinas triterpénicas y taninos de actividad astringente y cicatrizadora.

Para usarla como infusión se preparan 20-30 gramos por litro (como antiinflamatoria, aplicada en compresas sobre el rostro suaviza el cutis; también se usa para limpiar las heridas de la piel). Para usarla como digestivo se prepara una infusión de una cucharada sopera por taza de agua y se deja 10 minutos en reposo.